Pesto con moringa

¿Porqué no añadir moringa al pesto? Es así de sencillo:
  • Un puñado de hojas de moringa frescas
  • Un puñado de hojas de albahaca
  • 10 gramos de piñones
  • Perejil fresco
  • Una cucharada de zumo de limón
  • Un diente de ajo
  • Media taza de queso parmesano
  • Una pizca de pimiento negra
  • 50 ml de aceite de oliva
A la batidora ¡y a disfrutar!
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *